ERES

VANGUARDIA.

Empleo
2018-12-13

Más de 4.700 millones de plántulas en 2018

En la Región de Murcia hay 60 semilleros autorizados tanto de empresas privadas que se producen su propia planta como de empresas profesionales que realizan el germinado y desarrollo de la plántula a agricultores y empresas que les facilitan la semilla.

Más del 60 por ciento de estas empresas se localizan en la comarca del Campo de Cartagena, seguido por un 30% en el Valle del Guadalentín. El pasado año se produjo más de 4.700 millones de plántulas, lo que supuso un valor de más de 80 millones de euros, cifra similar a las de campañas anteriores.

Hay que destacar que a nivel de las salidas de plantas para la Región de Murcia descendió por los problemas de agua, aunque se produjo un equilibrio aumentando la producción hacia otras comunidades; hecho que produjo que se crearan más de 7.000 puestos de trabajo.

Respecto a la plantación, destacan fundamentalmente la lechuga con 2.000 millones de plantas seguidas del bróculi con 1.000, así hasta completar más de 20 especies hortícolas. La producción no solo va destinada al mercado autonómico, sino que en nuestra Región se envían plantas a otras comunidades como es el caso de Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura y Navarra.

Es difícil destacar las variedades más demandadas, ya que la reconversión varietal es continua hacia variedades que en su proceso de mejora genética se introducen resistencia a plagas o enfermedades principalmente hongos y virus que permiten reducir las aplicaciones fitosanitarios o aportan nuevas cualidades organolépticas para el consumidor.

Los propietarios de los semilleros son, en más de un 90%, de empresas o productores ligados al sector agrícola de la Región de Murcia, aunque también hay empresas con matriz en Reino Unido o Holanda, y que han introducido nuevas técnicas de producción como es la utilización de plantas injertadas.

Ahora mismo, hay una estabilización de la producción, dado que el sector agrícola se encuentra en un momento de grandes dudas respecto a la disponibilidad del agua y de la continuidad del trasvase, pero estamos ante un sector claramente profesionalizado.

La mayoría de las empresas están en manos de técnicos agrícolas con fuertes contactos con genetistas y mejorados parietales, que han realizado un gran esfuerzo económico en la década de los 90 para reconvertir y tecnificarse sus instalaciones e impedir la entrada de virosis y dar a los agricultores un material vegetal de elevada garantía.

Se ha avanzado en los sistemas de producción para facilitar las plantas en formatos que permitan la plantación mecanizada ahorrando coste en estas tareas y mejorando la calidad en el trabajo de los operarios que las realizan.

También se ha mejorado mucho en cuanto a los materiales en que se sustentan las plantas, sustratos, que mejoran el desarrollo de las plantas en las primeras fases de cultivo y garantizan su éxito.

No existe ninguna línea de ayudas específicas para esta producción, pero los semilleros están sometidos a controles de la administración para garantizar su calidad fitosanitaria y asegurar que las plantas que se entregan a los agricultores son de total garantía.

Para ello, el servicio de Sanidad Vegetal toma muestras de las distintas partidas existentes que son llevadas a Laboratorio Agroalimentario y de Sanidad Animal para la realización de las correspondientes pruebas analíticas, además se realizarse un control sobre la trazabilidad del sistema productivo.